Venta de plantas purificadoras de agua | Mitos frecuentes que impiden emprender un negocio

 En Blog

Siempre es un buen momento para emprender nuevos proyectos. Aunque existen tantas posibilidades y opciones que pueden ayudarnos a crecer economicamente, la mayor parte de nosotros las dejamos pasar por preferir escuchar unicamente a los terribles pretextos que nos decimos a nosotros mismos día tras día para postergar lo que realmente deberiamos hacer. Pese a que casi todos estamos conscientes que vivimos en una etapa en que la economía es cada día más inestable y es necesario buscar distintas maneras de aumentar nuestros ingresos, regularmente se nos complica encontrar el mejor momento para emprender algún proyecto o para invertir en un negocio.

“Ya estoy demasiado grande”, “tengo un trabajo estable”, “no tengo tiempo”, “no tengo dinero” son solo algunas de las excusas más comunes que nos decimos para postergar nuestros planes, es por esto que a continuación daremos respuestas lógicas a estas palabras con el objetivo de que puedas ver que cuando en verdad se quiere hacer algo se puede y cuando se trata de emprender un negocio aplica de la misma manera.

  • La edad. Muchas veces la edad llega a ser un pretexto, no solo en cuanto a este tema, sino también en muchos otros, pero la verdad es que la edad no es un impedimento para nada. Si investigamos a fondo podemos encontrar gran cantidad de personas mayores que iniciaron su negocio, empezaron a aprender algo nuevo o decidieron dar la vuelta por el mundo cuando muchos otros dirían que ya vivieron sus vidas. Basta mirar a nuestro alrededor para ver cuántas personas mayores hoy en día emprenden muchos de los proyectos que no pudieron iniciar cuando eran más jóvenes. Sin lugar a dudas, todos ellos son ejemplos claros que demuestran que nunca es tarde para iniciar algo.
  • Trabajo. Muchas de las personas que cuentan con un trabajo estable podrían considerarse afortunadas y esto es muy cierto debido en gran parte, a que el índice de desempleo es muy alto y las condiciones que ponen en muchas empresas para obtener un lugar en ellas son demasiado abusivas. Sin embargo, esto no representa un impedimento para que estas personas lleven a cabo otras actividades para que multipliquen sus ingresos. Un trabajo no dura para toda la vida, y nada como contar con la tranquilidad de que si algún día los llegaran a despedir, cuenten con un respaldo y no tengan que padecer por un desbalance e inestabilidad en su economía, lo que puede afectarlos de manera importante y poner en riesgo su patrimonio. Por eso siempre es mejor tener una segunda alternativa a la cual poder recurrir, ya que como sabemos, nada es seguro y no sabemos el tiempo que nos puede durar un buen empleo, sobre todo cuando se trabaja para una empresa, pero cuando se invierte en un negocio propio las cosas suelen ser muy distintas ya que la persona puede ser dueña de su tiempo y administrar sus finanzas con responsabilidad para poder obtener así las ganancias que necesitará para llevar una buena calidad de vida.
  • Falta de tiempo. Este es uno de los pretextos que muchas personas utilizan en el día a día para zafarse de muchas cosas, pero lo cierto es que siempre hay tiempo, ya que somos nosotros mismos los que buscamos los espacios para realizar distintas actividades, y si podemos hacer tiempo para divertirnos o ir de vacaciones, ¿Por qué no hacerlo para invertir en algo que mejorará nuestro futuro?
  • Falta de dinero. El dinero suele ser también uno de los mayores problemas cuando se trata de emprender un negocio, pero si nos damos cuenta a veces gastamos más en otras cosas, las cuales muchas veces ni siquiera necesitamos verdaderamente. Pensemos en todo aquello que nos hemos comprado y que hoy en día no usamos, quizás tendríamos ahí una buena cantidad de dinero. Otra cosa que es muy importante cuando se quiere pensar en el futuro y en invertir en un negocio es el ahorro; incluso si es poco lo que se puede ahorrar para empezar en un determinado tiempo, siempre será mejor que no ahorrar nada. Se trata de ser organizados, pero sobre todo de tener compromiso con nosotros mismos para poder emprender ese negocio que puede ofrecernos tantos beneficios.

Si bien estos son los pretextos más comunes que impiden que la gente se anime a emprender, también es necesario mencionar que existen otros factores que limitan a la gente a cambiar su vida, por ejemplo; la ignorancia o desconocimiento de las oportunidades que nos ayudaran a alcanzar este crecimiento económico que deseamos desde hace tiempo.

Es por esta razon que hoy te hablaremos sobre un claro ejemplo de estas opciones de negocio que estás desaprovechando. La venta de plantas purificadoras de agua con Agua Inmaculada es una excelente opción que ha impulsado a miles de personas en todo México y Latinoamérica a dar este gran paso, ya que se trata un modelo de negocio rentable y cien por ciento seguro, pues es una franquicia que ha sido replicada y probada exitosamente más de 9000 veces. Con Agua inmaculada realmente lo único que hará falta para emprender será tomar verdaderamente la decisión y poner manos a la obra, pues en esta empresa te llevan de la mano y acompañan en cada paso de tu emprendimiento para que cometas el menor número de errores y alcances el éxito.

La zona de confort para muchos puede brindar seguridad y estabilidad, nos estancamos pensando que ya no hay nada más que podamos hacer cuando lo cierto es que hay un mundo de posibilidades esperando para que emprendamos un negocio, sobre todo si este es rentable y seguro como en el caso de la venta de plantas purificadoras de agua, es sin lugar a dudas una decisión muy inteligente con la cual se puede asegurar la estabilidad laboral y económica, pero no solo eso, sino tener un mejor equilibrio e independencia entre la vida laboral y la familiar, que es lo que muchas personas buscan actualmente, y para ello los negocios son la mejor alternativa.

Estamos conscientes que tomar esta decisión no es cualquier cosa y que implica miedos y la mayor parte de veces riesgos, pero con Agua Inmaculada estos riesgos se reducen en un 94% pues cuando decidimos dedicarnos a la venta de plantas purificadoras de agua pensamos en todo lo que implica emprender y por esta razón nos volvimos franquicia y nos comprometimos a acompañar a nuestros clientes en cada paso que dan en este nuevo camino.

No importa si se empieza a los 20 o a los 60 años, o si se comienza un ahorro para invertir a largo plazo, lo importante es pensar en que es algo que se puede hacer desde ahora con los recursos que se tienen o consiguiendo aquellos que hagan falta.

Esperamos que luego de leer este texto nuestros lectores se motiven y se atrevan a emprender ese negocio que tanto han deseado. Ya no lo pospongan más y pónganse a trabajar en ello hoy mismo. En Agua Inmaculada ustedes podrán invertir en las franquicias de purificadoras de agua con las que contamos, las cuales son un negocio seguro que se encuentra respaldado por nuestra marca, que es reconocida por los altos estándares de calidad en sus equipos y en el proceso que usa para purificar agua rica, pura y confiable.

Publicaciones recientes
venta de plantas purificadoras de aguafranquicias rentables