Plantas purificadoras

5 Cosas que debes saber sobre las plantas purificadoras de agua si planeas adquirir una

Si estás interesado en unirte al provechoso negocio de las plantas purificadoras de agua es muy importante que te informes perfectamente sobre todo lo que este negocio conlleva, para que puedas ofrecer agua que sea sumamente confiable y que cuente con los mejores estándares de calidad.

Será de vital importancia que sigas al pie de la letra todos los puntos que se deben llevar a cabo antes, durante y después del proceso de purificación si es que deseas que tu negocio sea exitoso.

1. Acerca del agua

Lo primero que necesitas saber es que este proceso varia dependiendo de las características del agua que selecciones para purificar. Así es, no toda el agua tiene las mismas propiedades, y por ende no cualquiera es apta para ser purificada. El agua que utilices deberá cumplir con el grado de potabilidad establecido en la norma 127 de la Secretaría de Salud, en la cual se especifican los límites máximos permisibles físicos, químicos y microbiológicos que debe tener el agua que será destinada al consumo humano; siendo un poco más precisos nos referimos a la concentración de sales y minerales que existen en ella y que determinan si el agua es pesada o ligera.

2. ¿Cuál es la diferencia entre el agua pesada y el agua ligera?

El agua pesada requiere un proceso de purificación un poco más extenso, es necesario que pase más filtros para disminuir los niveles de sales minerales, a diferencia del agua que se considera ligera, que con un proceso de purificación más sencillo es suficiente para que quede completamente purificada.

Es indispensable que antes de adquirir una planta purificadora de agua, pidas la asesoría de algún experto que te ayude a determinar los niveles de sales minerales que tiene el agua que comercializarás ya que, con base en esta información definirás el tipo de planta que necesitarás adquirir para iniciar tu negocio.

plantas purificadoras

3. Elementos de las plantas purificadoras de agua

Una vez que selecciones qué tipo de planta necesitarás, deberás conocer cada una de las piezas que la conforman, y por supuesto, la función que cumplen dentro del proceso.

  • Depósito de agua cruda: Almacena el agua que será purificada.
  • Depósito de agua purificada: Almacena el agua que ha sido trata por ósmosis.
  • Bomba presurizadora: Detecta la presencia y ausencia de agua, es el motor de la planta.
  • Filtro de arena: Retiene los residuos sólidos suspendidos en el agua.
  • Filtro de carbón activado: Elimina los contaminantes orgánicos.
  • Filtro suavizador: Retiene los iones de calcio y magnesio (sarro).
  • Filtros pulidores: Elimina elementos sólidos suspendidos en el agua.
  • Osmosis inversa: Elimina los sólidos disueltos totales a través de una membrana.
  • Lámpara ultravioleta: Descarta la posibilidad de proliferación bacteriana o viral.
  • Mesa de lavado: Lugar de sanitización de los garrafones.
  • Mesa de llenado: Dispositivo de llenado de garrafones.
  • Cepilladora para garrafón: Equipo que se usa para la correcta desinfección del garrafón.

4. Proceso de purificación

• Desinfección

Para que el agua quede completamente desinfectada es necesario que sea sometida a 3 procesos de desinfección:

El primero de ellos es la cloración, que consiste en agregar una cantidad específica de cloro al agua que se encuentra almacenada en el depósito de agua cruda, con el fin de inhibir el crecimiento de organismos microbiológicos en ella.

El segundo paso es conocido como la “ozonificación” y consiste en agregar una cantidad controlada de ozono al depósito de agua cruda y de este modo evitar que cualquier tipo de bacteria, microbio o virus se desarrolle. Además, ayuda a prolongar la vida útil del agua.

Estos dos pasos son los primeros que deben ejecutarse en el proceso de purificación, y el último pero no por eso menos importante es la “lámpara de luz ultravioleta”. Este método se ejecuta al final de todo proceso de purificación debido a que tiene la capacidad de matar bacterias en un 99.99% y sirve como protección en caso de que algún microorganismo llegue a sobrevivir después de todo el proceso de purificación.

Procesos de filtración

El primer filtro por el cual deberá pasar el agua es el “Filtro de arena” esto con el fin de retener las impurezas que puedan existir en el agua cruda, posteriormente el agua deberá ser tratada por el “Filtro de carbón” para eliminar el olor, color, sabor y cloro residual.

El siguiente filtro en el proceso de purificación es el “Filtro suavizador”, el cual está formado por perlas de resina que tienen la capacidad de retener moléculas de calcio y magnesio con el propósito de disminuir la dureza en el agua. Cabe resaltar que no todas las plantas purificadoras necesitan este filtro, es por eso que resulta imprescindible que conozcas las propiedades del agua que pretendes purificar antes de que adquieras tu planta.

Los siguientes filtros por los cuales deberá pasar el agua son los “Filtros pulidores”. Como su nombre lo dice, estos filtros se encargar de pulir el agua hasta lograr que esté totalmente cristalina, reteniendo todas las partículas que miden entre 25 y 5 micras. Estos filtros tienen el propósito de eliminar el mayor número de impurezas en el agua para proteger el siguiente proceso llamado “Ósmosis inversa”. Este sistema hace que el agua pase a través de una membrana semipermeable que es capaz de eliminar hasta un 99.5% de sólidos disueltos, lo que permite que el agua que se obtiene después de este filtro sea más ligera debido a que regula la cantidad de sales, metales y minerales presentes en el agua.

Por último el agua deberá exponerse a la radiación de rayos UV con la finalidad de asegurar la completa esterilización del agua procesada.

Mientras el proceso de purificación esta en curso, es recomendable para optimizar el tiempo, que la persona que esté a cargo de la planta sanitice el garrafón donde será almacenada el agua purificada usando la cepilladora para garrafones. Posteriormente deberá pasar a la mesa de lavado y con una medida específica de jabón germicida biodegradable grado alimenticio deberá lavar el garrafón correctamente para evitar una contaminación cruzada. Una vez terminado este proceso, es hora de depositar el agua 100% purificada en el garrafón o botella pet del consumidor.

Ahora ya sabes un poco más sobre el funcionamiento de una planta purificadora de agua y lo primero que necesitas hacer si deseas adquirir una.

5. ¿Dónde puedo encontrar a un experto que me asesore en este proceso?

En Agua Inmaculada encontrarás toda la atención que necesitarás para iniciar tu propio negocio porque, es la única empresa en el ramo que cuenta con un laboratorio propio que te orienta desde antes de adquirir plantas purificadoras. Podrás tener la garantía de que el resultado que obtendrás de tus análisis de agua será el más certero, ya que al dedicarse única y exclusivamente a realizar estudios relacionados con el agua, disminuye la posibilidad de alguna contaminación en el proceso de análisis que altere los resultados.

Además, no solo se encarga de determinar la dureza del agua e indicar cuál es la planta más favorable para los clientes, sino también cumple la función de realizar los análisis fisicoquímicos y microbiológicos que te permitirán corroborar constantemente la calidad del producto que ofrecerás a tus clientes.

Si te interesa conocer un poco más sobre los beneficios que obtienes al adquirir tu planta purificadora de agua con nosotros, ingresa a nuestra página web: www.aguainmaculada.com o llámanos al 01 800 632 0460 para que un asesor de negocios te brinde toda la información que necesitarás para iniciar tu propio negocio hoy mismo.

“contacto"