¿Cómo es el proceso de purificación de agua?

¿Sabías que podemos pasar hasta 40 días sin comer? pero sin agua, nuestro cuerpo sólo podría sobrevivir máximo 5 días. Estos sencillos datos nos revelan el papel que juega este líquido vital para los seres humanos, es por eso que vamos a explicar el proceso de purificación de agua para que conozcas todo el trayecto que pasa para llegar a tu hogar.

Importancia de la purificación de agua

El agua es el elemento con mayor presencia tanto en el planeta como en nuestro cuerpo, la necesitamos para sobrevivir y realizar un sinfín de actividades de nuestro día a día. Es un recurso natural que nos brinda múltiples beneficios, sin ella simplemente no podríamos concebir la vida como la conocemos.

El 70% del agua de la Tierra es salada, pero no es apta para el consumo humano y sólo el 3% es dulce, pero cuando este líquido entra en contacto con la tierra y con todos los elementos que hay en ella, pierde sus propiedades físicas y químicas y se convierte en agua dura tras aumentar su nivel de componentes contaminantes disueltos.

Durante su trayecto, el agua recoge microorganismos, bacterias, minerales y otros agentes que la hacen perder su pureza e imposibilitan su consumo. Por lo tanto, debe ser sometida a un proceso de purificación para eliminar todo contaminante y no representar una amenaza para la salud humana.

Por medio de la purificación, el agua puede adquirir propiedades de sabor, color y olor que resultan agradables para las personas. Es por ello que este proceso ahora es parte de las industrias más importantes, porque logra elaborar un producto de calidad que cualquier persona puede consumir.

Principales contaminantes del agua

La contaminación del agua puede provenir de diversas fuentes tanto naturales como la actividad humana. Ante ello, este líquido pierde sus propiedades y se altera su composición debido a que atrapa diferentes agentes contaminantes tales como:

Partículas

Son elementos que no se disuelven fácilmente en el agua, convirtiéndola en un líquido turbio, se pueden ver a simple vista y pueden formar sedimentos.

Microorganismos

El agua puede combinarse con agentes patógenos como virus, bacterias y parásitos que provienen principalmente de los desechos orgánicos y pueden causar enfermedades como cólera, hepatitis, etc.

Elementos inorgánicos

Estos contaminantes son los que tienen carbono en su composición química y pueden causar graves daños en la salud, corrosión en aparatos y equipos de uso diario e incluso, se relacionan con la baja producción agrícola. Son desechos ácidos, alcalinos y gases tóxicos disueltos en el agua.

Elementos orgánicos disueltos

Este tipo de contaminantes provienen de los desechos domésticos, agrícolas o industriales. Son todos aquellos residuos que se generan de la actividad del ser humano como el procesamiento de alimentos o productos químicos de origen natural como los aceites.

Este ambiente favorece el crecimiento de bacterias que consumen el oxígeno disuelto en el agua, afectando su naturaleza al liberar sustancias tóxicas como amoníaco o sulfuros. Algunos compuestos orgánicos no disueltos que también la contaminan son los plásticos, la gasolina, etc.

PROCESO DE PURIFICACIÓN DEL AGUA

Proceso de purificación del agua

Cuando disfrutamos de un refrescante vaso de agua purificada no nos detenemos a pensar todo el trayecto o procesos de purificación por el que tuvo que pasar este líquido para llegar a nuestras manos. No obstante, es un hecho que para poder ser un producto de consumo humano tuvo que ser sometida a un proceso de purificación del agua que consiste en:

Cloración

La cloración es un proceso que se usa para el tratado de aguas, como su nombre lo indica el producto químico que se emplea es el cloro debido a que tiene un alto poder bactericida que ayuda a disminuir la presencia de agentes patógenos que causan enfermedades. Se logra desinfectar el agua, pero aún no es apta para su consumo.

Filtrado

Por medio de la filtración se pueden eliminar los sólidos suspendidos en el agua. Los ayudan a mejorar la calidad del agua y forman parte de los primeros pasos de purificación del agua, debido a que se encargan de retener y desechar partículas de hasta 25 micras.

Carbón activado

Es un tipo de filtro que contiene carbón activado en forma de placas o granular, el cual atrapa los contaminantes orgánicos gracias a su estructura porosa. De esta manera, es posible eliminar aquellos contaminantes que producen color, olor o sabor desagradable del agua.

Suavización

El proceso de suavización del agua no se aplica en el tratamiento de todas las aguas, pero se recomienda cuando el agua presenta una dureza mayor a 170 mg/L o cuando será sometida a la ósmosis inversa.

Los filtros suavizadores ayudan a retener los iones de calcio y magnesio, minerales que forman el sarro. La suavización dependerá las características del agua de cada región, así como la dureza óptima que se le quiera otorgar.

Ósmosis inversa

La ósmosis inversa es un procedimiento que consiste en aplicar una alta presión al agua para pasar a través de una membrana porosa que rechaza el paso de las sales hasta un 99%. Esta tecnología involucra que cierto porcentaje del agua se destine al flujo de “rechazo” para arrastrar las sales y disminuir los niveles de sólidos disueltos.

Ozonificación

En este punto el agua ya es apta para su consumo. Sin embargo, es posible aplicar un método de desinfección como la ozonificación para proteger el agua purificada de agentes externos. Se trata de un equipo generador de ozono que debe ir conectado al tanque de agua cruda en caso de contar con un equipo de ósmosis inversa o de lo contrario, se conecta al tanque de agua purificada.

Luz UV

La aplicación de luz ultravioleta es el último paso de purificación y previo al embotellado. Actúa como segunda capa de esterilización, en la que el agua pasa por una cámara que integra la fuente de luz UV y su longitud de onda impide la proliferación de bacterias.

como es el proceso de purificación del agua

Llevar a cabo el proceso de purificación de agua es más sencillo de lo que imaginas y aún más si tienes el respaldo de una marca como Agua Inmaculada. Somos la única empresa en el ramo que trabaja bajo el concepto de franquicias, nosotros brindamos oportunidades de negocio para quienes desean incrementar sus ingresos.

Como parte de nuestros servicios, se incluyen cursos y capacitaciones continuas para que nuestros franquiciatarios se conviertan en expertos en la operación y mantenimiento de sus equipos y de esta manera, aseguran el éxito de su inversión.

Somos una empresa orgullosamente mexicana, fabricante de sus propios equipos de purificación. El trabajo diario de todas las áreas que integramos Agua Inmaculada, nos han llevado a ser una marca líder por 17 años consecutivos.

Descúbre cómo llevar agua rica, pura y confiable a tu localidad, llamando al 800 632 0460. Uno de nuestros asesores comerciales te brindará toda la información que necesitas.

Publicaciones recientes