Mamás emprendedoras

Desde tiempos remotos, las mujeres que se han convertido en mamás saben cómo realizar distintas actividades a la par que atienden a sus hijos y cuidan del hogar sin descuidar su vida social y de pareja. Ellas son el ejemplo de que sí es posible encontrar un equilibrio entre ambas esferas y ser una de las mamás emprendedoras.

El poder realizar muchas actividades sin descuidar a los hijos es una tarea que no siempre es reconocida por el resto de la sociedad, se piensa que es sencillo, cuando la realidad es que la crianza precisa de tiempo y dedicación. 

El ser mamá y dueña de una empresa o estar laborando al mismo tiempo que se tiene hijos significa que necesariamente debe existir un equilibrio, ya que de lo contrario existe el riesgo de que haya pérdida de libertad personal.

¿Qué es ser una madre emprendedora?

Ser una mujer emprendedora se define por aquella persona que es valiente por luchar todos los días para hacer realidad sus sueños, no se decae por los obstáculos que se encuentra en el camino sino que muestra un espíritu activo y positivo que le empuja a asumir los riesgos y compromisos con inteligencia. Este tipo de personas suelen desafíar al sistema a pesar de los inconvenientes que vaya presentando el hecho de iniciar un negocio.

Ser parte de las mamás emprendedoras significa cambios en la vida, el tiempo y en la forma de pensar ya que, giran en torno a darle lo mejor a los hijos. Como persona te entregas en cuerpo y alma cada día para sacar adelante y enseñarles a vivir a los tuyos, al mismo tiempo que se realizan diversas actividades relacionadas al emprendimiento.

A las mamás emprendedoras se les considera personas comprometidas, debido a que siempre buscan la manera de conseguir lo que se proponen sin poner en riesgo su autonomía, independencia y familia.

¿Cómo ser una mamá emprendedora?

Durante muchos años, el papel de la mujer se dirigía únicamente a la familia y su hogar, pero con el paso del tiempo el género femenino se ha dedicado a crear autonomía e independencia.

Hoy en día son muchas las que deciden explorar el mundo de los negocios y buscan la manera de ser mamás emprendedoras, donde primero hay que tener una inversión de tiempo, dinero e imaginación, ya que estos conceptos serán la clave para mantener tanto el negocio en marcha como la familia estable.

Con una idea o un proyecto es como las mamás emprendedoras inician en los negocios, sin embargo los siguientes conceptos también son de ayuda para alcanzar dicho objetivo:

  • Plan de negocios: saber lo que se quiere vender u ofrecer.
  • Una pequeña inversión para iniciar.
  • Administrar el tiempo.
  • Creación de un calendario para las actividades laborales y familiares.
  • Hacer uso de las nuevas tecnologías para reorganizar el tiempo.

Planificar, gestionar el tiempo y definir las prioridades son parte de las características indispensables de una mamá emprendedora.

¿En que puedo emprender si soy mamá?

Para que un emprendimiento genere beneficios, las mamás emprendedoras suelen comenzar definiendo a qué público desean llegar, también pueden realizar un análisis de las necesidades de la comunidad para encontrar ideas y ver lo que hace falta o, en caso de tener alguna habilidad, suelen pensar en estrategias para convertirlas en un futuro posible empleo.

¿Puedo emprender sin descuidar a mis hijos?

Ser madre y trabajar a la vez son actividades arduas, sin embargo, no son imposibles cuando el negocio se empalma a la perfección con el hogar, tal y como lo permite Agua Inmaculada con sus distintos modelos de negocios. 

Ya sea a través de una planta purificadora tradicional con la cual, podrás involucrar a tu familia en el negocio o, con alguno de sus equipos automatizados que te ayudan a generar ingresos extra sin estar presente, es posible alcanzar un balance entre lo laboral y lo familiar.

Agua Inmaculada una oportunidad de negocio para las madres

Las mamás emprendedoras en Agua Inmaculada no sólo encuentran una franquicia que fabrica, distribuye e instala equipos para plantas purificadoras sino que hallan en nosotros la oportunidad de crecer económicamente con nuestros distintos modelos adaptables a las necesidades de cada mamá. 

En Agua Inmaculada las mamás emprendedoras descubren una franquicia sólida para las familias mexicanas, donde los negocios prosperan como empresas independientes gracias a los sistemas que pueden ser operados, manejados y supervisados desde cualquier parte, dejando así tiempo extra para dedicar a la familia u otras actividades.

Ventajas de tener a Agua Inmaculada como aliado

Franquicia con reconocimiento de marca

Al invertir en una de nuestras franquicias, las mamás emprendedoras pueden estar seguras que sus negocios son respaldados por una marca reconocida y posicionada en México, Centro y Sudamérica, además de que somos una empresa con Certificación ISO 9001 – 2015.

Costo accesible

Los montos de inversión que deben realizar las mamás emprendedoras para adquirir este negocio, son relativamente bajos comparados con otras franquicias y lo mejor de todo, es que no hay otra opción que se encuentre en este rango de inversión, que pueda ofrecerles ganancias tan elevadas como lo hace Agua Inmaculada.

Abrir tu propio negocio desde casa

Con Agua Inmaculada cada una de las modalidades está diseñada para que el negocio prospere desde la comodidad del hogar, así que el cuidar a la familia y demás actividades no serán un problema.

Únete a nuestro grupo de mamás emprendedoras de Agua Inmaculada

Las franquicias de Agua Inmaculada son la mejor opción para que las mamás emprendedoras sin mucha experiencia tengan su primer negocio en México con poca inversión, ya que, al unirte a nuestra red de franquiciatarios, se te da acceso al know how que te brindará los conocimientos que necesitas para triunfar. 

¡No esperes más y llámanos al 55 1209 2482 para solicitar una cotización!

Publicaciones recientes